Aquí en mi blog vivirán sólo una cápsula de lo que será la primera serie documental de Suricatum y la primera en el mundo que a partir del Storytelling, busca entretener y enseñar a las personas a ser felices en mejores empleos o en lo que sea que de verdad quieran hacer con su vida profesional, bien sea como independientes o emprendedores.

Para acceder a más herramientas, capacitaciones y acompañamiento, únete a Socios Suricatum aquí.

Serie: Suricatum – Cómo ser empleado por gusto, no por necesidad

Temporada 1: Iniciando el camino hacia la felicidad

Capítulo 3: Los primeros empleos

Todos creen que es difícil conseguir ese primer empleo, las prácticas, conseguir esa primera oportunidad parece un imposible para quien no tiene experiencia profesional, lo cierto es que lo es, es muy difícil, pero lo que todos olvidan, es que este primer empleo y su dificultad, guarda una estrecha similitud con la consecución de ese último empleo, es curioso.

Es como los recién nacidos y los ancianos, es la misma etapa, la misma dificultad, necesitamos apoyo, no nos podemos valer por nosotros mismos, parece que no podemos alcanzar nada por nosotros y pedimos ayuda.

¿Por qué es tan difícil encontrar el primer empleo? ¿Por la falta de experiencia? La respuesta les hará fundir sus cabezas: No, no es por eso que no conseguimos el primer empleo.

Ahora hagamos la pregunta al otro caso: ¿Por qué es tan difícil conseguir ese último empleo que queremos tener? ¿Por falta de experiencia o por tener demasiada experiencia? No, no es por eso. ¿No conseguimos por toda la edad que tenemos en ese entonces? No, tampoco es por eso.

Los primeros empleos se nos hacen difícil conseguirlos primero porque no sabemos cómo se consiguen, porque no nos ponemos en el lugar de las empresas, y porque sencillamente esperamos un retorno de una enorme inversión de dinero (que hicieron tus padres o tu mismo) y de tiempo, mucho estudio, quices, trabajos, talleres, materias perdidas, amigos perdidos, oportunidades perdidas y mil y un sacrificios más, que esperas que ahora alguien los pague. Es igual para el último empleo, es difícil conseguirlo porque no sabemos cómo se consigue ese último trabajo, porque no nos ponemos en el lugar de las empresas y porque esperamos que alguien nos «reconozca» esas canas, todo ese sacrificio de muchos años trabajando y una montaña de diplomas y certificados que ahora alguien debería pagar por todo eso. Lo cierto es que pensar así no sólo es de perdedor, también pensar así es un pensamiento egoísta, flojo, es un pensamiento victimista.

Vamos por partes, ¿cómo así que no sabemos cómo se consiguen los empleos? Aquí fallamos casi todos, siempre creemos que sabemos todo, lo cierto es que casi todo lo conseguimos por insistencia, por suerte y por relacionamiento, pero no por conocimiento de cómo se hace. Los empleos, pueden conseguirse sin saber cómo se hace, por insistencia, por probabilidades y por palancas … el problema es que no siempre sale, no siempre se consigue uno bueno, es más, encomendarse a la suerte e insistencia para conseguir empleo, termina mal, tarde o temprano termina mal. Es como el que quisiera vivir de las apuestas deportivas, el que quiere vivir del casino, del trading, de los juegos de azar o del multinivel, es imposible, se puede hacer dinero esporádicamente, pero no es sostenible en el tiempo, pues el azar, el trading, las apuestas y los multiniveles están diseñados perfectamente y por estadísticas, para que sea el dueño el que gane, no sus usuarios o clientes, es sencillo: Matemáticas puras.

Tratar de conseguir el primer empleo por insistencia, por enviar hojas de vida y por conocidos y palancas, es apuntarse a la suerte, eso no tiene mucho sentido si se quiere hacer una buena carrera o si se quiere empezar bien. De la misma forma, encomendarse a conseguir el último gran empleo a la insistencia, a empapelar a todos con tu hoja de vida, a hablarle a todos los Head Hunters y a la suerte, es básicamente esperar un milagro, el equivalente a jugar la lotería, lo más triste de todo, es que la mayoría de profesionales recién graduados y los profesionales senior que tienen un trabajo o que están cesante y buscan su última oportunidad, ambos hacen lo mismo, sabiendo lo «en contra» que tienen sus posibilidades, y aún así, el camino que intentan es ese. Desconocen cómo se consiguen los buenos empleos, y aún así se aventuran a buscarlo como sea, con insistencia e inclusive, sin fe, como la novia que sabe que su novio le es infiel, todo el mundo se lo dice, pero ella dice que no tiene pruebas y que ella nunca lo ha visto y prefiere hacerse la loca, prefiere creer que nunca ha pasado nada, ella sabe que le es infiel, pero prefiere creer que nunca ha pasado nada.

 

¿Por qué la gente piensa que merecen ser compensados por todo lo invertido?

Esta es la segunda causa que hace difícil conseguir empleo, porque tenemos un pensamiento victimista y pasivo, pensamos que porque estudiamos una carrera, entonces las empresas deberían contratarnos, pensamos que como tenemos 20 años de experiencia, entonces las empresas deberían pagarnos bien y reconocernos. Pensamos que por saber dos o tres idiomas, entonces por eso deberían pagarnos mejor. Estamos convencidos que por ser de una universidad específica o por tener una maestría, entonces deberían contratarnos y pagarnos bien, como si la sociedad nos debiera algo, como si esa inversión fuese con pago asegurado, como si la universidad donde estudiamos nos fuese firmado una cláusula donde nos aseguren un salario, como si acumular años de experiencia fuese una garantía de más empleos y mejores salarios.

Somos victimistas, nos gusta que otro sea el que responda por nosotros, nos gusta que alguien nos deba, nos deban reconocimiento, dinero, bienestar, salario, compensación, nos gusta que otro sea el malo que no paga bien, mientras nosotros todo lo hemos hecho bien. Nos gusta pensar que todo lo que invertimos, tiene que ser pagado por alguien, nos gusta el facilismo, somos egoístas, no queremos dar nada, pues «ya lo dimos» y ahora nos tienen que pagar muy bien, nos gusta ser la víctima, no ser el malo de la película.

 

¿Cómo conseguir el primer empleo?

Primero olvídate que alguna empresa tiene que contratarte, ninguna tiene que hacerlo, nadie tiene que darte la oportunidad, nadie está obligado a eso, nadie te obligó a estudiar, nadie te puso un revólver ni te hizo creer que eso era garantía de algo, los alcaldes, presidente, gobernadores y demás políticos no tienen ninguna responsabilidad contigo. Las universidades tampoco te engañaron, pues nunca te firmaron un documento o algo donde te garanticen un buen primer empleo, por supuesto que no fueron eficientes en enseñarte todo, pues lo más importante no lo hacen: No te enseñaron cómo funciona el mundo laboral ni el emprendimiento, y no lo hicieron por dos razones: No saben cómo funciona y tampoco les interesa saberlo, mucho menos van a saber enseñarte eso, para ellos, lo importante es Cálculo 1, 2 y 3, teoremas, teorías, materias electivas, y todas las materias más teóricas con las que te hagan sentir que la vida es difícil, que aprendas a razonar y aprendas a comunicarte mejor que en el colegio, eso lo hacen bien, el problema es que 5 años para eso y por el coste que cobran, es muy caro, muy mala inversión y los efectos secundarios, lo débil que te vuelven y lo victimista que te vuelven, es un precio muy alto por 5 largos años de vida (dinero y oportunidades perdidas).

En segunda instancia, aprende cómo funciona el mundo, aprende a pensar como tu público objetivo, imagínate a la empresa (si vas a buscar empleo) e imagínate a los clientes (si vas a emprender). Para conseguir el primer empleo (o tu primer cliente si vas a emprender) debes ganártelo, sabiendo que todo lo que estudiaste o beneficios que dices ofrecer, no valen, no suman, no están en juego. Te van a dar tu primer trabajo si haces que sean ellos los que sientan que deben dártelo, por méritos, por cercanía, por networking, por la calidad del valor que generas antes de sentarte a conversar sobre si harías las prácticas allí: Conclusión: Haz tus primeros servicios gratis, genera valor y hazlo para varias empresas, genera ruido con esto, publica, comparte, que la red vea lo que estás logrando. Un trabajo de valor y gratuito, sí que será de mucho interés para muchos empresarios, tenlo por seguro. Una vez hayas hecho un trabajo increíble y gratis, das las gracias y te vas a buscar el segundo, ahí sí empieza a valorarte a un ritmo de USD 250 mensuales por cada año de experiencia profesional que tienes y no te regales por un peso menos, aprendamos de los Ingenieros de Sistemas (los buenos, no los mediocres). Ya tienes la fórmula, es infalible, repito, infalible. No salgas a pedir las prácticas a rogar, no. Plantéate unas 50 a 100 empresas donde quisieras trabajar y elabora una minuciosa propuesta de mucho valor y preséntasela al Gerente General, Presidente o socios, no pierdas tiempo con más nadie, con encargados de Recursos Humanos, recepcionista, ni empleados, a esos no les interesa ni gratis tu trabajo, ellos están viviendo su propio infierno, sus ganas de irse de allí y su aburrimiento por la vida, no pierdas tiempo con ellos. Tampoco pierdas tiempo aplicando a vacantes que piden experiencia, pues no la tienes y además, esas que piden muy poca experiencia son pésimamente pagadas, es mejor trabajar gratis que denigrarte a tal punto.

Consejo: A mis clientes que me piden rebaja, yo les digo que les regalo el servicio, que se los doy gratis, que yo les ayudo, y sólo por orgullo, terminan comprándome (las empresas), es mejor trabajar gratis que trabajar en condiciones injustas o denigrantes.

 

¿Cómo conseguir el último empleo?

Exactamente igual. Olvídate que lo mereces, no mereces nada. Las empresas no te van a contratar por todos esos años que tienes de experiencia, ellas no están obligadas a mantenerte o pagarte, ellas no están obligadas a la «inclusión», a apoyar a los mayores de 40, 50 o 60 años, ellas no tienen que pagar «salarios justos», ellas no tienen que ser justas, eso no lo tiene que hacer nadie.

Consejo: Monta un negocio y empieza a contratar gente… adivina cuánto vas a pagar. ¿Pagarás salarios justos y altos o salarios bajos? Ahí tienes la respuesta. ¿Contratarás a jóvenes o a mayores de 40, 50 o 60? Contratarás al que te de la gana, al que más te guste, en la edad que a ti te parezca y contratarás al que mejor feeling te genere, no al que más estudió, ni al que tiene más o menos experiencia o al que tiene más o menos edad, pues igual piensa el dueño de otro negocio.

El último empleo se consigue como el penúltimo, el antepenúltimo, el anterior y el que tu quieras, todos se consiguen igual, primero genera valor. Sí, primero tienes que generar valor, en este caso no trabajar gratis (no es mala idea, de hecho) pero primero debes dar, generar propuestas, generar contenido, generar reputación, hacer que sean ellos los que te busquen, dar a conocer tu trabajo, hacerte real (no contacto) de la gente clave de allí, hacer que te admiren y luego, ellos mismos te buscan y te proponen trabajar con ellos.

Consejo: Haz un listado de 100 empresas donde te gustaría trabajar, ahora pregúntate qué les has dado, con quiénes hablas, por qué esa gente te buscaría a ti y qué saben de ti. Ahí tienes las respuestas de por qué no trabajas allí, pues ahí mismo ya sabes por dónde empezar. Ellos no tienen que contratarte, no están obligados, ellos no son los culpables que tu te estés quemando en un mal cargo y en una mala empresa, ellos no tienen la culpa que te hayas puesto a estudiar un montón de cosas que no necesitabas, ellos no son responsables de no sentir ganas de contratarte, la culpa de todo eso la tienes tu.

Las empresas no tienen la culpa de lo que hayas hecho con todos tus años de experiencia, esa culpa la tienes tu, no ellos, así que no les pidas a ellos «inclusión», no les pidas «buenos salarios», no pidas, empieza por pedirte a ti mucho más, empieza por ti, mira lo que has hecho con tus años de experiencia, mira lo que estás haciendo para que otros te busquen, mira lo que estás haciendo con tu tiempo, mira qué tanto entiendes el mercado laboral, si ya le entiendes, ya sabes que no hay nada que pedir… hay que dar, empieza por ti y termina en ti.

 

Con mucho cariño para mis socios

Leonardo Manotas

 

Add Comment

Suricatum Enterprises S.A.S - Desde el 2015. Todos los derechos reservados.