Aquí en mi blog vivirán sólo una cápsula de lo que será la primera serie documental de Suricatum y la primera en el mundo que a partir del Storytelling de mi propia vida, busca entretener y enseñar a las personas a ser felices en mejores empleos o en lo que sea que de verdad quiera hacer con su vida profesional, bien sea como independiente o emprendedor.

Esto sólo es un abrebocas, van a disfrutar mucho.

Serie: Suricatum – Cómo ser empleado por gusto, no por necesidad

Temporada 1 (son 5 temporadas): Iniciando el camino hacia la felicidad

Capítulo 2 (cada temporada trae 7): La formación

Nosotros escogimos estudiar sin tener ni idea de lo que iba a pasar en el futuro, sin saber si la carrera era bien paga o no, sin saber si eso iba a ser difícil o fácil, sin conocimiento alguno… nosotros llegamos al mercado laboral sin saber de inteligencia emocional, innovación, comunicación asertiva, transformación digital, emprendimiento, mercado laboral oculto, riesgos en la escalera corporativa, redes sociales, cómo vender y finanzas personales. Todo esto es fundamental para tener éxito en la vida en lo que sea que vayamos a hacer y en 11 años en el colegio y 5 en un pre-grado (sin incluir carreras técnicas), nada de esto, a lo sumo, congresos y charlas escuetas sobre esto.

Lo cierto es que la formación nos hace débiles y los profesores (en su mayoría) de colegio o de la universidad, tampoco dominan estos temas, así las cosas… ¿Qué hacer? Pues nosotros nunca lo aprendimos (o lo aprendimos a la fuerza), pero nuestros hijos no tienen por qué pasar por allí, ellos no tienen por qué sufrir el camino como nosotros lo sufrimos.

La formación es la etapa más importante de nuestras vidas, nos moldean, nos hacen fuertes o nos hacen débiles, nos hacen independientes o nos hacen pasivos y dependientes de otro, la educación nos hace conformistas o nos vuelve soñadores, creadores e irreverentes. La formación define en gran medida lo que seremos, cierto es, que muchos, al igual que yo, no nos dejamos llevar por el entorno (Véase el primer capítulo de la serie) ni por nada, somos de los pocos que «estamos locos» y resulta que terminamos aportando grandes cosas al mundo y empleando a muchas personas, solucionando problemas de miles y millones de personas y lo más importante: Vivimos un propósito de vida pleno, todo esto es más fácil si vivimos una etapa formativa mejor.

La formación empieza en el hogar, en el núcleo familiar, si tienes hijos, aprende a volverlos fuertes e independientes, no los hagas como tu, no les hagas pasar el mismo camino, enséñales a crear, a decidir lo que quieren, no les obligues a seguir tu mismo camino (que bastante trabajo te ha costado). Predica con el ejemplo, vive tu propósito, por más débil que seas, nunca es tarde para comenzar a vivir, plantéate si lo que estás haciendo, es lo que te hace feliz o es con lo que consigues dinero, esta pregunta necesitas hacértela varias veces, llega el día en que sí te pones en disposición de responderla y descubrirás no sólo que eres débil, también que ése es el ejemplo que le estás dando a tus hijos, recuerda: Para ellos eres el héroe, sé responsable con ellos y asúmelo, ponte la capa.

Ve por lo tuyo, hazlo, vive, disfruta de dominar tu vida, de vivir de lo que te gusta, no del qué dirán ni de lo que estudiaste, no luches por hacer valer algo que quizás no vale nada ya, no importa, pues, lo realmente triste es seguir viviendo una vida que no es la que quieres, nunca es tarde. Eso sí, mientras te dediques a perseguir tu propósito, no renuncies, mejor busca un mejor empleo y ese sea el último hasta que te dediques a tu nuevo propósito, bien sea un empleo en otra carrera distinta, como independiente, como empresario o como inversionista, como tu quieras, pero empieza, pero empieza esto en un mejor empleo, uno donde al menos no lamentes tu vida, uno que te dé algo de motivación, algo de estímulo.

La segunda etapa de formación es la del colegio, en el colegio, tu hijo aprenderá muchas cosas, pero otras no las va a recibir sencillamente porque los profesores de colegio (en su mayoría) no dominan tampoco, esas cosas te toca a ti enseñárselas a tus hijos (quizás mientras les enseñas eso, termines tu también aprendiéndolas), enséñales a hablar en público, a no tener pena, a comunicar de manera asertiva, a construir, a no criticar, a no opinar si no son ejemplo, enséñales a a dar sin esperar nada a cambio, enséñales a manejar sus emociones, enséñales lo difícil de tu carrera, enséñales qué son las cesantías, enséñales lo que no has hecho bien con tu carrera, errores pasados y oportunidades para mejorar.

Enséñales finanzas personales, créales una cuenta de ahorros, haz que ellos mismos compren sus cosas, no los ingreses a una carrera profesional apenas terminen el colegio, ingrésalos a una carrera técnica o tecnológica, que aprendas a crecer desde abajo con humildad, apóyales un emprendimiento, que cometan errores, que pierdan dinero, enséñales Linkedin, a hacer networking a no pedir trabajo, enséñales a que el trabajo les busque a ellos, a ponerse en demanda, pues, a ti nunca te faltan trabajos por eso, porque no los buscas, porque tu sabes hacer que el trabajo te busque a ti con tu Linkedin, haciendo contactos y hablándoles como tu lo sabes hacer, enséñales que el camino es salir del egocentrismo, el camino es aprender y apalancarse, dales el ejemplo.

No es menos importante esto: Enséñales a no suponer, a no creer que saben, a no adivinar lo que el mercado piensa u ofrece, enséñales a averiguar, a apalancarse, a asesorarse, a encontrar siempre una mejor forma, enséñales a no ser individualistas, enséñales a no conformarse, a vivir de su propósito, a ser felices, no a trabajar para sobrevivir.

Con mucho cariño

Leonardo Manotas

Add Comment

Suricatum Enterprises S.A.S - Desde el 2015. Todos los derechos reservados.